Las arañas vasculares

Las arañas vasculares son unas pequeñas venas varicosas parecidas a una tela de araña y que normalmente no causan síntomas relevantes, aunque algunas personas pueden sentir picor o sensación de ardor. Se trata de un problema bastante común que no supone por lo general un riesgo para la salud.

Las causas por las que aparecen son múltiples, y no difieren de cualquier otro tipo de vena varicosa. La genéticas, las hormonas, el embarazo, el peso y la inactividad son factores que influyen decisivamente, aunque a veces el simple hecho de llevar tacones o tener que permanecer mucho tiempo de pie pueden desencadenar su aparición. Las mujeres son más proclives a desarrollar venas varicosas que los hombres. Sin embargo, los hombres tienen la misma tendencia a desarrollar arañas vasculares o venas varicosas, mientras que las mujeres tienen una tendencia cuatro veces mayor a padecer arañas vasculares.

En la mayoría de los casos las arañas vasculares mejoran haciendo ejercicio, usando medias de compresión y manteniendo las piernas en posición elevada. Otros tratamientos incluyen la escleroterapia, que consiste en inyectar un producto químico en la vena para que se cierre, y la terapia láser o la electrocauterización, que cicatrizan la vena, cerrándola. Una vena cerrada pierde su flujo sanguíneo y muere, lo que provoca normalmente que desaparezca o se difumine.

El dolor que puede causar la escleroterapia depende en parte del tamaño de la aguja utilizada y del tipo de compuesto químico. La mayoría de la gente opina que el suero salino hipertónico es el más doloroso y experimenta sensación de quemazón y calambres durante varios minutos. Algunos dermatólogos, que son los que suelen realizar este procedimiento, mezclan un anestésico local suave con la solución salina para minimizar el dolor. Los médicos generalistas, vasculares o cirujanos plásticos también pueden realizar la escleroterapia.

En cuanto a los efectos secundarios de este tratamiento, dependen de la sustancia que se vaya a emplear. Las personas con alergias deben ser, en todo caso, cautelosas. Por ejemplo, el sotradecol puede causar reacciones alérgicas, en ocasiones severas. La solución salina hipertónica, por el contrario, no suele causar reacciones alérgicas. Cualquiera de estas sustancias puede causar quemaduras si no se inyectan de forma adecuada. También puede dejar marcas o manchas en la piel de color amarronado, debido a la dispersión de las células sanguíneas en el tejido tras inyectar el compuesto en la vena, por lo que con el tiempo deberían desaparecer. Ocasionalmente, la escleroterapia puede causar coágulos.

En cuanto al láser y la electrocauterización, ambos tratamientos pueden causar cicatrices y cambios de color en la piel. En todo caso, la elección de uno u otro método depende de muchos factores que el especialista debe considerar y explicar claramente al paciente, tras repasar su historial clínico.

La duración de los resultados varía mucho, pero como las enfermedades venosas son de tipo progresivo, no hay ningún procedimiento que pueda prevenir la aparición de nuevas arañas vasculares en el futuro. Puede que aparezca otra vena donde estaba la anterior o, en el caso de la escleroterapia, reabrirse la vena si no ha sido totalmente destruida.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies