El ejercicio mejora la circulación

Las pequeñas válvulas que tenemos en las venas y hacen que la sangre regrese al corazón sin volver hacia abajo no son iguales en todas las personas. Algunas tienen unas válvulas más débiles por cuestiones hereditarias, y cuando éstas no pueden seguir desempeñando su función, la sangre se acumula haciendo que las venas se inflamen. Este problema empieza a notarse con la aparición de venas visibles, especialmente en las piernas, que son visibles bajo la superficie de la piel con un color azulado o púrpura.

El ejercicio puede ayudar a las personas con varices a mejorar la circulación sanguínea. Durante el ejercicio, los músculos de las venas se expanden y se contraen, forzando a la sangre a subir hacia el corazón. Además, muchos médicos piensan que el ejercicio diario puede hacer que las paredes de las venas se fortalezcan, previniendo la formación de las varices, o haciendo que revistan menor gravedad.

Aunque la herencia genética es un factor de gran importancia a la hora de desarrollar venas varicosas, el ejercicio puede ser una de las claves que contribuyen a mantener a raya otros factores que fomentan su aparición, como la obesidad, los tumores, los coágulos sanguíneos o las enfermedades cardiacas. Sin embargo, en personas predispuestas, este ejercicio debe llevarse a cabo con precaución.

 Caminar, correr o hacer ciclismo hace que pongamos mucha fuerza en nuestros músculos, lo que a su vez provoca que nuestras venas se vacíen y la sangre no se quede estancada en ellas. Durante este tipo de ejercicio, las medias de compresión no suelen ser necesarias, especialmente si hace calor, ya que nos cansaríamos con más rapidez. Las medias pueden constituir una barrera térmica que impida la pérdida de calor y causen que nuestra temperatura corporal se eleve.

Las medias de compresión ayudan a reducir la inflamación de las piernas cuando estamos de pie, gracias a que la presión que ejercen hace que la sangre siga fluyendo hacia arriba en lugar de estancarse pero, cuando hacemos ejercicio, es mejor que nos las quitemos. Tampoco está recomendado usar medias de compresión al dormir, porque nuestras piernas ya están en una posición elevada y no hay necesidad de ellas.

Las varices son más comunes en mujeres que en hombres, y los que las padecen pueden descubrir que el ejercicio mejora su circulación y fortalece los músculos de las piernas. Ciertamente, las venas varicosas aparecen por lo general en las piernas y los pies, pero pueden darse en otras partes del cuerpo. Por lo tanto, los ejercicios que trabajen las extremidades inferiores son los más lógicos, pero deberíamos tomar en consideración ejercitar también otras partes del cuerpo.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies