Ejercicios beneficiosos para las varices

Existen varios tratamientos para curar o mejorar las varices, pero algunos de ellos pueden ser muy invasivos si nuestro médico tiene que terminar quitándonos algunas de las venas afectadas, o todas ellas.

Sin embargo, hay cierto tipo de ejercicios de bajo impacto que pueden, junto con otros ajustes, ayudarnos a paliar esta situación y mejorar la salud de nuestro sistema circulatorio.

Caminar a diario es un ejercicio increíblemente útil, no solo para mejorar la circulación, sino también para reducir el peso y optimizar el tono muscular de las zonas afectadas. Estos cambios, cuando van juntos, son muy importantes para luchar contra las venas varicosas.

Es necesario que mantengamos la constancia y que preparemos de antemano rutas o lugares por los que podemos caminar cuando hace mal tiempo. Enseguida notaremos que cuanto más andamos, más peso perdemos, y eso de por sí aliviará la presión sobre nuestro sistema circulatorio.

Otros ejercicios recomendables son el ciclismo y la natación. Muchos médicos opinan que la natación es el ejercicio ideal ya que, además de hacer trabajar las piernas, las eleva a la altura del corazón evitando que la sangre se acumule en ellas, estancándose.

En todo caso, lo importante es que ejercitemos las piernas. Cuando estamos sentados, podemos girar los pies a la altura de los tobillos en ambas direcciones, realizando un pequeño movimientos circular. También podemos extender las piernas con los pies en punta para luego flexionarlos.

Otros ejercicios de mayor impacto, como el footing, pueden causar incomodidad a las personas que tienen venas varicosas.

Además de este incremento en la actividad física, podemos consultar a nuestro médico para que nos recete algún medicamento antiinflamatorio, ya que es posible que experimentemos inflamación y dolor junto con las varices. Lo más probable es que nos remiendo un antiinflamatorio común de venta sin receta como el ibuprofeno o la aspirina. Sin embargo, no debemos sobrepasar la dosis que nos haya sido recomendada, ya que podríamos provocar complicaciones.

Por otra parte, también podemos buscar el apoyo de unas medias de compresión para que nos ayuden durante el ejercicio. Estas medias ayudan a los músculos de las piernas concentrando la presión cerca de los tobillos para lograr que la sangre fluya más fácilmente en dirección ascendente. Hay muchas personas que usan medias de compresión graduales que pueden encontrarse en farmacias.

Hemos examinado algunas ideas para ejercicios de bajo impacto, pero los más importantes son los que realizamos cuando estamos quietos. Al caminar, o cuando estemos de pie durante largos periodos de tiempo, es importante que hagamos descansos para elevar los pies cada diez o quince minutos. Al hacer esto descansamos los músculos y mejoramos la circulación.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies