Mala circulación venosa en el trabajo

Es posible que nos pasemos los días trabajando sin darnos cuenta de que estamos dañando nuestras venas. En el mundo actual, muchos empleados pasan ocho horas o más sentados delante del ordenador. Esto limita sus movimientos y muy a menudo restringe el flujo sanguíneo en las extremidades inferiores. Aunque la productividad se vea incrementada cuando los empleados están mucho tiempo sentados, esta práctica puede ser perjudicial para el sistema circulatorio.

Para combatir este problema, es necesario que nos levantemos y andemos cada pocas horas, tal vez aprovechando para dar un pequeño paseo por la oficina cuando tengamos un descanso. Si no es posible que nos levantemos a caminar, debemos flexionar las piernas cada poco tiempo. Es necesario que los empleados utilicen sus músculos mientras están en su escritorio, y contrayendo los músculos de las pantorrillas permitimos que la sangre circule libremente. Los coágulos sanguíneos en las venas pueden provocar complicaciones graves tales como la trombosis venosa profunda. Por lo tanto, es importante que nos mantengamos alerta para poder interpretar las señales que nuestro cuerpo nos envía y estirar los músculos a menudo.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies