Operación camuflaje: cómo ocultar las varices

Cuando las varices hacen acto de aparición, es siempre una sorpresa. Desafortunadamente, muchas mujeres las desarrollan durante el embarazo o embarazos, con la edad, por culpa de la genética o a causa del tipo de trabajo que realizan. La buena noticia es que las venas varicosas suelen mejorar o desaparecer tras el embarazo y, además, existen muchos tratamiento para acabar con ellas. No importa que estemos ocupadas teniendo hijos, dando el pecho, trabajando muchas horas o maldiciendo a las leyes de la genética, hay ciertas medidas que podemos tomar para ocultar las varices hasta que tengamos el tiempo o el dinero necesarios para someternos a un tratamiento más permanente.

La primera regla de belleza, por supuesto, es la confianza. Por mucho que sigamos al pie de la letra los consejos contenidos en este artículo, si la gente nota que no estamos a gusto en nuestra propia piel nos recordarán por eso, si es que nos recuerda. Así que, aunque por dentro tengamos nuestras inseguridades (todo el mundo las tiene), es importante que de cara al exterior transmitamos confianza. Cabeza alta y sonrisa amplia. ¡Ese es el espíritu!

Uno de los trucos de belleza más antiguos consiste en poner de relieve nuestras mejores cualidades. Si tenemos unos ojos expresivos, de un color bonito o usamos lentillas de colores, incluso llevar unas cejas bien arregladas puede ayudar. El maquillaje debe resaltar nuestros ojos, no camuflarlos.

Lo mismo ocurre con el resto de nuestro cuerpo. Podemos sacar partido de un cabello lustroso, unas manos bonitas, una cintura estilizada o incluso una risa agradable. Si lo hacemos con confianza lo más probable es que la gente nos recuerde por ello.

Muchas mujeres usan el maquillaje para aumentar su autoconfianza. Si bien el maquillaje suele usarse en la cara, también existen cosméticos especialmente diseñados para camuflar las varices. Podemos encontrar cremas correctoras para todo tipo de piel que están hechas para durar y son resistentes al agua. Hay polvos, correctores, brochas especiales, cremas hidratantes y mucho más. Incluso leches limpiadoras formuladas para desmaquillar más rápido que las leches convencionales. Si consultamos en Internet o en alguna tienda especializada, nos podemos sorprender de los productos que hay a nuestra disposición.

También podemos recurrir a medias de compresión hechas en colores más naturales, transparentes u opacas, incluso tipo panty o con los dedos al aire.

Otra opción es ponerse unos favorecedores vaqueros o una falda larga. Cada cual tiene sus prendas favoritas. Los vaqueros sirven para casi cualquier ocasión estos días, con gran variedad de motivos decorativos, cortes y colores.

En cuanto a las faldas y los vestidos, el bajo va dónde nosotras queramos. Puede que nos guste llevar una falda hasta la pantorrilla con una par de botas, o tal vez faldas más cortas con unas medias opacas. Los vestidos de verano largos y vaporosos nunca pasan de moda, especialmente en un clima húmedo. Y ¿a quién no le gustan las faldas de estilo hippie hasta los pies, tan llenas de color?

La primera vez que nos ponemos maquillaje emprendemos el camino hasta llegar a la imagen que proyectamos hoy, y no hay nada de malo en ello.

 

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies