Mantengamos nuestras piernas libres de varices

Hay muchas causas que pueden estar detrás de la aparición de las varices: embarazos, herencia familiar, cambios hormonales, menopausia, pasar mucho tiempo de pie, padecer tromboflebitis, la obesidad…

Si alguna de las anteriores razones se corresponde con su caso, no pierda la esperanza, porque existen fórmulas con las que podemos mejorar la salud de nuestras piernas. Hay muchas cosas que podemos hacer, y en este artículo vamos a explorar unas cuantas estrategias sencillas que no requieren invertir mucho tiempo.

 La comida.

Reducir la ingesta de sodio (la sal) y aumentar el consumo de fibra añadiendo alimentos integrales, verduras y fruta fresca a nuestra dieta.

La ropa.

No usar prendas demasiado ajustadas que incrementen la presión sobre nuestras piernas. Es especialmente importante que nos aseguremos de que la ropa no nos aprieta en exceso alrededor de la cintura, las ingles y las piernas. También podemos acudir a la ayuda de las medias de compresión para mejorar nuestra circulación.

 El ejercicio.

Asegúrese de ejercitar las piernas, en especial si lleva una vida o tiene un trabajo sedentario, o si tiene que permanecer muchas horas en pie. Dar paseos durante nuestro tiempo libre de forma regular es una buena política, y cuando estemos sentados podemos hacer algunos ejercicios rotando los pies, elevando las piernas y doblándolas a la altura de los tobillos. Nadar es un deporte excelente para las piernas, o caminar cuando practicamos golf. Suba las escaleras en lugar de usar el ascensor. Sus piernas se lo agradecerán.

 Cuidando de nuestras piernas.

Siempre que podamos, es bueno que descansemos las piernas poniéndolas en posición elevada. Si tenemos que estar mucho tiempo de pie, lo ideal es que alternemos el peso de nuestro cuerpo entre una pierna y la otra.

Si por el contrario debemos permanecer mucho tiempo sentados, tenemos que intentar movernos lo más posible. En los descansos podemos aprovechar para estirar las piernas o dar un pequeño paseo, sin olvidarnos de movernos mientras permanecemos sentados rotando los pies o elevando las piernas.

Es importante que mantengamos un peso idóneo para nuestra altura y edad. Si tenemos sobrepeso nuestras piernas tienen que soportar una presión extra, por lo que en caso de que padezcamos este problema, lo ideal es que consultemos a nuestro médico o a un experto en nutrición para que nos aconseje sobre qué dieta hacer, qué ejercicios realizar o adónde acudir en busca de apoyo.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies