Prevenir y Evitar Varices

Si bien algunas personas no pueden evitar la aparición de venas varicosas, si pueden reducir ampliamente las probabilidades de padecer esta enfermedad. Esto se consigue siguiendo algunos consejos.

Si se padece de varices, seguramente se deberá al estilo de vida que se lleva. Además de ser una enfermedad de herencia genética, la aparición de venas varicosas se puede prevenir o aliviar llevando una vida relativamente saludable. Para prevenir la aparición de varices es importante que las costumbres y estilo de vida no faciliten su aparición. En muchos casos esto se traduce en modificar el estilo de vida. El objetivo principal pasa por mejorar la circulación de la sangre en las piernas ya que el origen de las varices es una mala circulación sanguínea. Para lograrlo, es recomendable tomar la costumbre de realizar ejercicio físico de bajo impacto que ayude la circulación sanguínea. Algunos deportes aconsejados son la natación, el ciclismo o una simple caminata de 30 minutos.

También es recomendable seguir los siguientes consejos:

  • El uso de un calzado cómodo e intentar evitar llevar tacones altos, ayudando así el funcionamiento de la bomba muscular de la pantorrilla y evitando también el aplastamiento del tejido esponjoso de la planta del pie;
  • Es aconsejable para cualquier tratamiento de varices, caminar descalzo y sobre suelo natural (tierra, arena), siempre que las circunstancias lo posibiliten.
  • Debe evitarse la ropa ajustada, sobretodo en las zonas afectadas o más propensas a verse afectadas, como son las piernas y la ingle, ya que la ropa ajustada puede dificultar la circulación sanguínea normal.
  • Para ayudar a una mejor circulación de la sangre se debe evitar permanecer sentado o de pie sin moverse durante períodos largos de tiempo. Debe tomar pausas en el trabajo
  • Llevar medias especiales. Estas medias se llevan todo el día y se pueden adquirir en cualquier farmacia.
  • Es recomendable masajear las zonas afectadas al menos una vez al día.
  • Es recomendable perder peso. Perder los kilos extra ayudará a reducir la presión de las venas.
  • Mantener las piernas suspendidas en alto también ayudarán a la circulación de la sangre y además aliviará el dolor frecuente de las varices. Es recomendable elevar las piernas cuando está sentado o tumbado. Lo ideal es poder elevarlas por encima de la altura del corazón.
  • A la hora de dormir, es recomendable modificar levemente la postura a una que facilite la circulación sanguínea en las piernas. Una buena posición es la de colocar los pies ligeramente por encima del cuerpo. La colocación de un almohadón debajo de los pies suele ayudar a este objetivo.
  • Hacer ejercicio. El ejercicio hace que las piernas se muevan y mejora el tono muscular, lo cual facilita la circulación de las venas por el cuerpo.