Varices y tacones

Señoras, la próxima vez que salgan a comprar un par de zapatos, tengan cuidados. Los tacones altos incrementan el riesgo de que aparezcan varices en nuestras piernas, y en algunos casos pueden llevarnos a padecer una trombosis venosa profunda. Tenemos que recordar que todo el dinero que gastamos en zapatos puede terminar teniendo un coste incluso mayor a largo plazo en términos de salud. Además, los procedimientos que se emplean para curar las varices pueden llegar a ser bastante caros.

Para proteger la salud de nuestras venas, los tacones que usemos no deberían superar los 4 centímetros. Aunque es preferible usar zapatos planos, un pequeño tacón ayuda a aliviar la presión sobre las piernas y, por lo tanto, en las venas. Con unos tacones altos, el músculo de la pantorrilla no completa el retorno venoso de una forma efectiva, y cuando este músculo no puede contraerse mientras caminamos, los tacones que llevamos están poniendo en riesgo nuestra salud. No importa lo sexys que nos parezcan.

En todo caso, no nos alarmemos: llevar tacones altos de vez en cuanto no va a dañar nuestra salud. Si sabemos que tenemos un alto riesgo de desarrollar varices o alguna enfermedad venosa, deberíamos limitar el uso de tacones altos a una o dos veces por semana.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies