Tratamiento de varices por radiofrecuencia

La radiofrecuencia es un tratamiento novedoso y mínimamente invasivo para eliminar las varices. Durante este procedimiento, el médico usa calor para dañar el tejido, lo que provoca que se forme una cicatriz que cierra la vena. Esta técnica usa la energía de las radiofrecuencias (en lugar del láser) para calentar y dañar las paredes del interior de la vena. Como resultado, la variz suele cerrarse.

Para tratar una variz, la energía de la radiofrecuencia tiene que ser dirigida a través de un pequeño tubo (un catéter) que se inserta mediante una pequeña incisión en la vena. La radiofrecuencia puede usarse en venas grandes de las piernas y es posible llevarla a cabo usando anestesia local o un sedante suave.

La radiofrecuencia, no obstante, puede causar los siguientes efectos secundarios:

  • Quemaduras en la piel.
  • Sensación de quemazón, dolor o pinchazos tras la recuperación, provocada por nervios dañados (aunque es mucho menos frecuente que con la cirugía tradicional).
  • Coágulos sanguíneos grandes o pequeños en la vena o en las venas profundas (también menos frecuentes que en la cirugía tradicional).

Cuanta más experiencia tenga nuestro médico con la radiofrecuencia, menores serán los riesgos que correremos. Por lo tanto, es importante que nuestro médico nos deje claro la frecuencia con la que ocurren estos efectos secundarios en su consulta.

Si el médico tiene mucha experiencia, las probabilidades de éxito son altas. La radiofrecuencia consigue cerrar las venas varicosas en un 85% de los pacientes que se someten al tratamiento. Esto significa, sin embargo, que hay un 15% de personas en las que esta terapia no funciona.

El dolor que se experimenta después de una radiofrecuencia suele ser menor que después de una cirugía convencional.

Tras pasar más de dos años, los resultados de la radiofrecuencia son, en líneas generales, igual de buenos que en el caso de la cirugía convencional.

Las venas que no se cierran se vuelven a tratar. Para ello, podemos elegir entre someternos a otra sesión de radiofrecuencia u optar por la escleroterapia o la cirugía clásica.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies