Trombosis y contaminación del aire

La trombosis venosa profunda ha sido asociada normalmente con muchas horas de inmovilidad, vuelos largos, varices y herencia genética, pero podríamos hallarnos ante una nueva causa. Un reciente estudio sugiere que la polución del aire puede tener un impacto negativo en la salud de nuestras venas. Durante años diferentes estudios ya han puesto de manifiesto los efectos perjudiciales de la contaminación en los problemas cardiacos.

En este estudio los expertos han comprobado que existe un riesgo un 47% mayor de desarrollar una trombosis venosa profunda en los pacientes que viven más cerca de autopistas o calles con mucho tráfico. Por lo tanto, estos resultados sugieren con claridad que la exposición habitual a las partículas de polución del aire procedentes de los tubos de escape de los vehículos incrementa de forma significativa el riesgo de padecer una trombosis venosa profunda.

La trombosis venosa profunda se considera en la actualidad una enfermedad prevenible en la mayoría de los casos, siendo la clave el mantenimiento de la circulación sanguínea. Esto incluye hacer ejercicio regular, caminar durante los vuelos o usar medias de compresión. Y ahora, a la luz de este estudio, tendremos que incluir en esta lista alejarnos de las zonas de la ciudad con un tráfico muy denso.

 

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies