Varices en el útero

Cuando pensamos en varices, lo primero que acude a nuestra mente son unas venas azules que afean las piernas o los brazos y nos hacen sentir mal en cuanto a nuestra apariencia. Sin embargo, hay otras zonas del cuerpo en las que pueden aparecer las venas varicosas. Por ejemplo, en el útero, un sitio en el que normalmente permanecen ocultas hasta que algún examen médico las saca a la luz.

El tratamiento para las varices suele ser bastante simple y no invasivo. Hay lociones y cremas que nos podemos aplicar para hacer que las venas disminuyan de tamaño. Si este tratamiento no es efectivo, se puede optar por la cirugía tradicional o el láser como métodos para eliminar estas venas completamente. No obstante, no podemos recurrir a tratamientos por vía tópica para las venas varicosas en el útero, por lo que el láser será, en general, la mejor alternativa para tratarlas.

Si pensamos que podemos tener venas varicosas en el útero, tendremos que ir a consulta médica para confirmar nuestras sospechas y discutir el tratamiento. Aunque este tipo de varices no suelen ser peligrosas, a veces pueden provocar complicaciones durante el embarazo. Por lo tanto, si estamos planeando tener un bebé, siempre es buena idea hacernos una revisión antes.

Los médicos controlan las varices en el útero de forma rutinaria en la mayoría de las mujeres, especialmente en las embarazadas. Si nuestro médico nos advierte de que las tenemos, pero no nos sugiere ningún tratamiento, lo más probable es que no tengamos nada de qué preocuparnos. Aún así, lo mejor es que nos sometamos a revisiones periódicas para asegurarnos de que el problema no ha ido a más. Por ejemplo, si empezamos a notar molestias, optar por algún tratamiento sería el paso más lógico.

Este es el caso del síndrome congestivo pélvico causado por la aparición de varices en las venas de la pelvis, el cual puede causar dolor pélvico crónico en algunas mujeres. Sus síntomas son:

  •  Dolor que comienza entre siete y diez días antes del periodo.
  •  Dolor pélvico que empeora al sentarnos o al levantarnos.
  •  Dolor en la parte baja de la espalda.
  •  Dolor en las piernas.
  •  Dolor durante la actividad sexual.
  •  El dolor disminuye cuando nos tumbamos.

Debemos tener en cuenta que las varices en el útero, por lo general, no causan ningún trastorno de salud. Pero si es algo que nos preocupa, lo mejor es acudir al médico para que nos diga qué tipo de varices tenemos y si debemos buscar tratamiento. El médico es siempre la mejor respuesta para controlar las venas varicosas en el útero.

 

Comments are closed.