Varices en el Embarazo

Las varices son más comunes en las personas con sobrepeso y es más frecuente en las mujeres que en los hombres, en una relación de 4 ó 5 a 1. Si la mujer tiene una predisposición genética a padecer varices, generalmente esta afección hace su “debut” durante el embarazo. Las razones que favorecen su aparición en las mujeres embarazadas son varias; entre las que cabe destacar:

  • El aumento de la presión del útero sobre las venas pelvianas,
  • El aumento del volumen de sangre que circula en el cuerpo,
  • Las hormonas del embarazo que relajan las paredes las fibras musculares de las paredes de las venas.

Lamentablemente, todas las mujeres corren el riesgo de sufrir la aparición de varices, especialmente durante el embarazo, aunque aquellas que tienen una predisposición genética están mucho más predispuestas. Aunque la carga genética no se puede modificar, sí se pueden modificar las costumbres y hábitos. Gracias a este cambio de hábitos, se puede reducir su impacto e incluso evitar su aparición. Por ello, se recomienda a todas las mujeres embarazadas (especialmente a las que genéticamente son más propensas pero también a las que no lo son) a que pongan una especial atención a seguir una serie de consejos para prevenir y evitar las varices. De esta forma, muchas podrán evitarlas y otras podrán reducir su impacto.