varices-hemorroides

Hemorroides: varices en el recto y el ano | Qué son, tipos, causas y tratamientos

¿Qué son las Hemorroides?

Las Hemorroides son las dilataciones venosas (varices o venas inflamadas) localizadas en el ano y el recto.

Las Hemorroides, también llamadas comúnmente almorranas, constituyen una de las enfermedades más frecuentes en la sociedad occidental. La sufren por igual ambos sexos y se calcula que, entre el 50% y el 75% de la población presenta durante algún momento de su vida la sintomatología hemorroidal.

Tipos de Hemorroides

Básicamente, existen dos tipos de hemorroides según su localización:

Hemorroides internas

Las hemorroides internas se manifiestan en la zona de intersección del ano y el recto y están cubiertas por una membrana mucosa. Estas varices en el ano no son visibles a menos que estén prolapsadas. Algunas veces las hemorroides internas sobresalen del orificio, formando lo que se denomina un prolapso. Si es así, pueden estirarse hacia abajo hasta salirse del ano, por lo que, ocasionalmente, una hemorroide interna puede salir al exterior obstruyendo el flujo sanguíneo.

Esto puede ocurrir durante la defecación, si bien después la vena prolapsada suele volver a su lugar. No obstante, algunas veces una o más venas prolapsadas pueden continuar en el exterior del ano y provocar una trombosis u obstrucción del vaso. Esto ocurre cuando pequeños vasos sanguíneos se rompen debajo de la piel, en el margen del canal anal, lo que hace que la sangre se coagule dentro de las venas que están deformadas.

Las hemorroides internas se subclasifican a su vez en 4 grados, dependiendo del grado de prolapso:

  • Grado 1: las hemorroides no descienden nunca por debajo de la línea dentada
  • Grado 2: las hemorroides salen por el canal anal al defecar y desaparecen al terminar el esfuerzo
  • Grado 3: se prolapsan durante el esfuerzo defecatorio y hay que reintroducirlas manualmente
  • Grado 4: en este grado las hemorroides son irreductibes y están siempre prolapdasdas

prolapsia-hemorroides

Las hemorroides internas se sitúan dentro del recto de tal forma que no podemos verlas ni notarlas. Normalmente no duelen porque hay pocos receptores nerviosos del dolor en la zona del recto, aunque pueden sangrar sin ocasionar dolor. El sangrado puede ser la única señal de que están ahí.

En ocasiones, las hemorroides cambian de posición, aumentan de tamaño o sobresalen por fuera del esfínter anal. Si esto ocurre, podremos verlas o tocarlas, y tendrán una apariencia de almohadillas rosadas y húmedas.

Las hemorroides que se han desplazado de su sitio pueden doler porque el ano tiene gran cantidad de receptores del dolor. Por lo general, vuelven a retroceder hacia el recto por sí mismas pero, si no lo hacen, podemos empujarlas suavemente hacia su lugar.

Hemorroides externas

Las hemorroides externas se localizan por fuera del ano, aparecen en la parte exterior del conducto anal y suelen ser mucho más dolorosas, especialmente cuando aumentan de tamaño, ya que se hallan recubiertas de una piel muy sensible.

En ocasiones puede formarse un coágulo (complicación conocida como trombosis hemorroidall) en el interior de una hemorroide externa, lo que provoca un dolor muy intenso. Pueden producir también comezón y escozor y algunas veces, si se rascan o se frotan, pueden rajarse y sangrar.

Si una hemorroide desarrolla trombosis su aspecto puede llegar a asustar porque se vuelve púrpura o azul y, en ocasiones, sangra. A pesar de esta apariencia, las hemorroides con trombosis no suelen revestir gravedad y mejoran por sí mismas en alrededor de una semana. Si el dolor es insoportable, nuestro médico puede eliminar la hemorroide.

A veces, especialmente después de ingerir sustancias como alcohol o picantes, pueden producir hemorragias, y eventualmente traer complicaciones aún más serias.

hemorroides

Causas

Las hemorroides surgen, como todo tipo de várices,  por el aumento de la presión sanguínea en las venas del ano o del recto.  Las varices son bastante frecuentes.  Aproximadamente el 50% de los adultos de más de 50 años, han sufrido alguna vez de los dolores, picores o sangrado que vienen asociados de las varices en el ano o recto (hemorroides).

Las principales causas que aumentan la presión sanguínea del ano o del recto son:

  • Realizar un esfuerzo para llevar adelante una evacuación intestinal a causa del estreñimiento
  • Malos hábitos a la hora de defecar, como permanecer mucho tiempo en el inodoro o hacer demasiada presión, ya que se comprimen las venas hemorroidales
  • Obesidad
  • Casos graves de diarrea, a causa de la irritación
  • Levantar objetos pesados o estar mucho tiempo de pie
  • Factores hereditarios

Si bien las hemorroides pueden ocurrir a cualquier edad y sin motivo aparente, si hay ciertas condiciones que favorecen su desarrollo:

  • La constipación
  • El embarazo (sobre todo en las últimas semanas, es una de las causas más frecuentes en la aparición de hemorroides en mujeres, ya que conforme el embarazo se desarrolla, va aumentando la presión en las venas de la zona dificultando la circulación de retorno al corazón)
  • Los trastornos hepáticos que afecten a la vena porta (grueso vaso sanguíneo que transporta la sangre desde el tracto gastrointestinal y el bazo hacia el hígado para que los nutrientes sean metabolizados)
  • Problemas de próstata
  • Diarreas crónicas
  • Tumores de recto
  • El uso constante de laxantes

Síntomas

Los síntomas de las hemorroides son dolor, ardor y picor en la zona del ano o recto. También es habitual observar la presencia de sangre en las deposiciones, en forma de gotas en el inodoro o en el papel higiénico. Aunque quizá lo más característico es la propia palpación de las hemorroides en el ano.

Otros síntomas muy frecuentes son:

  1. Dolor después de defecar
  2. Sangre roja y brillante en las heces, en el papel higiénico o en el inodoro
  3. Picazón rectal o anal
  4. Una o más protuberancias o bultos duros y sensibles alrededor del ano

Diagnóstico

Los episodios de hemorroides generalmente aparecen y desaparecen con bastante rapidez, pero si el problema persiste o empeora, o si hay síntomas característicos tales como sangre en las heces, se recomienda consultar a un médico.

El médico, como norma general, suele efectuar un análisis de sangre para verificar la posible presencia de anemia. Como el sangrado rectal es el síntoma más común de las hemorroides internas y aparece también en diversos tumores del colon y del recto, es recomendable, con el fin de descartar otras causas de hemorragia, como por ejemplo un cáncer, realizar una recto-sigmoidoscopia, que es una exploración del recto y de la porción terminal del intestino grueso (también llamado colon o sigmoide), por medio de un instrumento (rectosigmoidoscopio) que permite la visualización de la mucosa de dichos órganos.

Cómo diagnosticar las hemorroides

Hemorragia

Suele ser el primer síntoma y se presenta especialmente cuando el enfermo presenta estreñimiento, cuando aumentan de tamaño la hemorragia puede producirse en cualquier momento. La sangre procedente de las hemorroides tiene color rojo brillante por tener comunicaciones arterio venosas en el cuerpo cavernoso.

Prolapso

Es en la manifestación tardía, tiene lugar con los esfuerzos hasta llegar a una fase en la que las hemorroides están permanentemente prolapsadas, con la mucosa anal expuesta y en contacto con la ropa interior.

Secreción

Puede ser o no frecuente pero es más intensa en los pacientes con prolapso hemorroidal permanente.

Irritación anal

Debida a las secreciones originadas en las grandes hemorroides de tercer grado y en algunos casos con un grado de prolapso menor.

Síntomas de anemia secundaria

La hemorragia por hemorroides internas es la causa más común de anemia secundaria.

Exploracion de hemorroides

Inspección

Las grandes hemorroides de tercer grado se reconocerán fácilmente como formaciones que se proyectan y cuya parte externa está cubierta de piel, y la interna de mucosa anal roja o púrpura. En las hemorroides internas de segundo grado no existe proyección de la mucosa, pero la porción hemorroidal cubierta de piel puede ser evidente en el orificio anal en forma de tumefacciones aisladas.exploracion de las hemorroides

Palpación

En las primeras fases son blandas e imperfectibles, solo cuando hay fibrosis y prolapso la hemorroide es palpable. Proctoscopia: es un paso esencial en las hemorroides internas.

Sigmoidoscopia

Es valiosa, cuando la proctoscopia no logra revelar hemorroides de alguna importancia que se explique la hemorragia del paciente, aunque constituye una medida habitual en todos los pacientes.

Complicaciones y secuelas

La principal complicación de las hemorroides es la trombosis. Es una complicación de las grandes hemorroides prolapsantes de segundo y tercer grado. La hemorroide se vuelve dura y dolorosa sin poder reducirse.

Ante cualquier duda, consulta con tu especialista.

Tratamiento de las Hemorroides

El tratamiento de los hemorroides puede ser con cremas o mediante una operación.

  • Si los síntomas son leves, su doctor probablemente le recomendará unas cremas y baños con agua caliente para reducir las molestias.
  • Si las hemorroides son externas y se ha formado un coágulo, la solución podría ser una pequeña incisión que podría reducir las molestias rápidamente.
  • Si el sangrado es persistente y los dolores agudos, su doctor le recomendará otros tratamientos más adecuados. Hay diferentes opciones, por lo que su doctor le recomendará la solución más apropiada para su caso.

Criocirugía

La ventaja de este método es el ser indoloro lo cual lo hace especialmente adecuado para ser aplicado sin anestesia a pacientes ambulatorios.

Coagulación por rayos infrarrojos

Es un tratamiento de fácil aplicación y muy sencillo y por regla general no causa molestias a los pacientes. Es la técnica que causa menos dolor y menor número de complicaciones.

Tratamiento esclerosante

La hemorroide de primero y segundo grado suelen recibir una curación completa o desaparición de la sintomatología por largo tiempo. Estas inyecciones controlan la hemorragia e incluso reducen el grado del prolapso. Hay en el mercado variadas soluciones esclerosantes y cicatrizantes.

Entender las hemorroides

Las hemorroides son venas inflamadas en el recto. Las venas hemorroidales están localizadas en la parte más baja del recto y el ano. A veces se hinchan, por lo que las paredes de las venas se estiran y adelgazan, irritándose a causa de los movimientos intestinales propios de la defecación.

hemorroidesEl sangrado anal y el dolor son síntomas alarmantes que deben ser evaluados, ya que pueden ser el signo de una enfermedad muy grave, como el cáncer colorrectal. Sin embargo, la causa más común del sangrado anal son las hemorroides y éstas rara vez son peligrosas, aunque en todo caso debemos acudir a la consulta médica.

Las causas de las hemorroides son variadas. Alrededor de la mitad de la población sufrirá de hemorroides en algún momento de su vida, especialmente entre los 20 y los 50 años. Esta debilidad en las venas, que provoca las hemorroides y otros tipos de varices, puede ser heredada.

Una presión abdominal muy fuerte es capaz de provocar la inflamación de las venas, que se volverán irritables. Dicha presión puede estar causada por permanecer mucho tiempo levantados o sentados, toser, estornudar, vomitar o contener el aliento al realizar una actividad física intensa. También son posibles causas el estreñimiento, la obesidad y el embarazo.

El tipo de dieta juega un papel fundamental en la aparición – y la prevención – de las hemorroides. Las personas que llevan una dieta rica en fibra son menos propensas a padecerlas, mientras que las que siguen una dieta rica en comidas preparadas lo son más. Una dieta baja en fibra o una ingesta inadecuada de líquidos pueden llevar al estreñimiento, el cual causa a su vez las hemorroides de dos formas distintas: hace que tengamos que hacer más esfuerzos en el baño y endurece las deposiciones, lo que provoca que las venas ya inflamadas se irriten aún más, agravando el cuadro.

Las hemorroides en la tercera edad

En los ancianos los síntomas más comunes son hemorragia y prolapso por lo cual la mucosa rectal persiste fuera del esfínter y mancha la ropa interior el prurito. Dolor se observa poco en los ancianos pero sí anemias secundarias.

Al examen se observan las hemorroides prolapsadas en los ancianos con un esfínter anal relajado de modo que existe a veces una incontinencia parcial. Esta incontinencia debe diferenciarse de la verdadera incontinencia anal debida a un déficit mental o neurológico o insuficiencia esfinteriana previa.

 

¡Échale un vistazo a este artículo!
✅ Trucos y consejos para prevenir y evitar las hemorroides