varices-pelvicas

Varices en la pelvis o Pélvicas

Valora este artículo

Cuando nos ocupamos de nuestra apariencia física, parte de nuestra autoconfianza puede quedarse en el camino. Si podemos decir con sinceridad que nos sentimos a gusto con nuestro aspecto, la autoconfianza resultante puede manifestarse en distintas áreas de nuestra vida.

Sin embargo, muchas veces hay determinadas características que no nos gustan nada. En el caso de las venas varicosas pélvicas, no estamos solamente ante un problema de salud o una molestia, sino que pueden cambiar lo que sentimos en cuanto a nuestro aspecto.

Tener confianza es importante. Si nuestros niveles de autoconfianza no están a un buen nivel debido al impacto que las venas varicosas en la pelvis pueden tener en nuestra apariencia, seremos menos felices, y ésta infelicidad y falta de confianza es muchos casos hace que cambiemos la forma en que nos relacionamos con los demás, incluso a nivel profesional.

Qué son las Varices pélvicas

Las varices en la pelvis también pueden suponer un riesgo para la salud, por lo que es importante que consultemos con nuestro médico en cuanto notemos su aparición. Si tenemos diabetes, es posible que sean causa de complicaciones.

Riesgos

En la mayoría de los casos, estas venas varicosas no suelen implicar riesgos importantes pero, aún así, es mejor que sea un profesional médico quien determine si deben ser tratadas o no. Una vez que hayamos discutido nuestras opciones con el médico, podremos actuar de la mejor manera posible.

Tratamientos

Para las varices pélvicas más pequeñas, el tratamiento más usual son lociones o cremas diseñadas para hacer que disminuyan. Si embargo, si las varices son más grandes o prominentes, puede que necesitemos una cirugía o terapia láser. Este tipo de tratamientos esencialmente “curan” las varices, y ya no tendremos que preocuparnos por el dolor o cualquier otro problema que puedan causar.

Arriba